Arquivo da etiqueta: #fular

IMG_20150819_183023

Review mam eco

Unha “review” é unha opinion sobre un producto. E a nosa primeira reviuw vai ser dun fular moi especial na nosa casa, o noso primeiro fular… o semielastico mam eco.

Este fular e semielastico, non se pode incluir como tecido pero si da mais xogo que un elástico o uso. Está elaborado con tecidos naturais 55% cáñamo 45% algodón ecolóxico. Cando buceamos nas webs que o venden o indican ata os 15-18 kilos pero para min queda corto moito antes, sobre os 12 kilos. Eu fai uns meses tentei por a Artai a espalda con el pero non me resultaba cómodo. Tiben que facer un nudo de tres capas e faciaseme moi estreito. Cando o bebe é pequeno que sea mais estreito a min gustame moito, porque non “sobra” tela pero cando crece e se queda durmido pode “faltarnos” tela.

2015-08-19 23.30.23

Unha das principais ventaxas do mam eco é que resulta moi fresco gracias o cáñamo. Se voso bebe nace en primavera-veran ou se vives nun clima cálido é unha estupenda opción. O noso primeiro verán porteando Suevia tiña 7 meses e usamos o fular un montón e só tiñamos o mam eco.


Una “review” es una opinión sobre un producto. Y nuestra primera reviuw va a ser de un fular muy especial en nuestra casa, nuestro primer fular… el semielastico mam eco.

Este fular es semielastico, no se puede incluir como tejido pero si da mas juego que un elástico al uso. Está elaborado con tejidos naturales 55% cáñamo 45% algodón ecológico. Cuando buceamos en las webs que lo venden aparece indicado asta los 15-18 kilos pero para mi queda corto mucho antes, sobre los 12 kilos. Hace unos meses intente poner a Artai a la espalda pero no me resultaba cómodo. Tuve que hacer un nudo de tres capas y me resultaba muy estrecho. Cuando el bebe es pequeño que sea mas estreicho a mi me gusta mucho, porque no “sobra” tela pero cuando crece y se queda dormido puede “faltarnos” tela.

IMG_20150819_183023

Una de las principales ventajas del mam eco es que resulta muy fresco gracias al cáñamo. Si vuestro bebe nace en primavera-verano o si vives en un clima cálido es una estupenda opción. Nuestro primer verano porteando Suevia tenía 7 meses y usamos el fular un montón, y era nuestro único portabebes.

 

 

 

 

 

 

2012-07-25 12.20.14

Como chegou o porteo a miña vida – Como llego el porteo a mi vida

Todos comenzamos a portear por un motivo, uns por necesidade, xa sea por vivir nun quinto sin ascensor, por ter un peque moi demandante, por ter catro cans que sacar a pasear, ou polo motivo que sea. Outros chegan a porteo despois de bucear na rede e ver eses bebes tan agustiño, outros por convencemento de que é o mellor. Sexa cal sexa o teu é igual de valido que os demais, o importante é non quedarnos coa espiña de ter porteado os peques. Ata se so usaches unha colgona porque era o que tiñas ou por falta de informacion… quedemonos co bo, co contacto que disfrutou o noso peque, e do que nos disfrutamos del.

2012-07-25 12.20.14

Eu no primeiro embarazo non tiña claro que quería, so que queríamos que a pegada ecoloxica da nosa filla fora a o menor posible, e iso nos levou os cueiros de tea, e a reutilizar todo o que puidemos, o berce de papa, a roupa da curma, o carriño horroroso de 17… e no lote de bebe veu unha mochila con moitos reforzos, estaba nova, impecable, e eu xa veia o meu bebe super feliz nesa mochila, e non seguin buceando na rede. O peor é que estaba en mil paxinas informandome sobre os cueiros de tela, ata fora a unha tenda despois dunha hora de coche a mercar cueiros, pero nese momento estaba tan inmersa no mudo cueiro que nin repara en fulares ou mochilas, total eu tiña unha mochila de segunda man “a estrenar”.

E chegou o nacemento de Suevia, e o momento de querer sair a rúa, pero volvemos o carro… un Arrue que cando o sacaron do rocho estando embarazada, me parecía horroros, a verdade é que agora xa me gusta jajaja so pasaron catro anos daquela. Pero hai que recoñecer que non era o mais practico, ocupaba todo o maletero, e habia que desmontalo enteiro. Eso sí a peque ia na gloría. Pero para min era un horror, cando ela tiña un mes mais ou menos, decidinme a probar a mochila, total ia a por pan e para que sair co Arrue… pois non cheguei a rua, so baixei a escaleira, o peso se me escapaba por todos lados e tiña que ir agarrandoa… total que o final subin a polo carro. E decidin que ia buscar un trapo como os que vira nas reunions de lactancia.

P1010346

Ese día collin o coche e fun a unha tenda que abriran e acabei de volta na casa cun fular elástico moi trotado, con moito rebote e eu encantada, deixaronmo para probar e aparquei o carriño. O final merquei un mam eco laranxa que nos acompañou ata que co embarazo do peque pasamos a mercar unha boba. Ilusa eu que pensaba que cun semielastico para bebe e a mochila para a maior xa estaba o ajuar listo, ata tiña unha capulana!!!

P1030099

Pero o porteo é curioso, nunca deixas de aprender, sempre hai algo novo que queres probar, e cando naceu Artai, eu tiña un medo a perderme cousas, era a sensacion de que igual ese era o meu ultimo bebe, e que o quería disfrutar, que non quería perderme nada, e iso incluia unha bandolera, jajaja era o que me faltaba por probar, ou iso pensaba. E me prestaron unha bandolera artesana, non era de fular pero me encantaba a sensación, e que me resultaba super cómoda para dar de mamar e seguir a maior. Asique nova necesidade… e troquei uns cueiros que non usaba por unha bandolera preciosa de raias branca e azul, feita dun fular Lana, e super amorosa!!! A usamos un monton e despois de esa viñeron mais.

1380446_233230640173274_1194974265_n

Pero despois de descubrir o tacto de esa maravillosa bandolera de fular tecido dinme conta que me estaba perdendo todo un mundo, os fulares texidos!!!

E volvin ter unha necesidade que colmar!!! e asi chegou outro fular sinxelo, de raias, un fular de algodón, moi usado e moi facil de axustar. E un novo mundo por descubrir, volver a portear a maior en fular foi xenial, levaba case un ano sen levala en fular e foi como reencontrarnos.

Despois de ese primeiro viñeron moitos, uns prestados, outros mercados pero que xa non están con nos, e os que nos quedan por vir, xa vos dixen que nesto do porteo sempre hai cousas que aprender 😉


 

Todos comenzamos a portear por un motivo, unos por necesidad, ya sea por vivir en un quinto sin ascensor, por tener un peque muy demandante, por tener cuatro perros que sacar a pasear, o por el motivo que sea. Otros llegan al porteo después de bucear en la red y ver eses bebes tan agustito, otros por convencimiento de que es lo mejor. Sea cual sea el tuyo es igual de valido que los demás, lo importante es no quedarnos con la espinita de haber porteado a los peques. Asta si solo usaste una colgona porque era lo que tenias, por falta de información… quedémonos con lo bueno, con el contacto que disfruto nuestro peque, y  de lo que nosotros disfrutamos de él.

Yo en el primer embarazo no tenía claro que quería, solo que queríamos que la huella  ecológica de nuestra hija fuera la menor posible, y eso nos llevó a  los pañales de tela, y a reutilizar todo lo que pudimos, la cuna de papa, la ropa de la prima, el carrito horroroso de 17 años… y en el lote de bebe vino una mochila con muchos refuerzos, estaba nueva, impecable, y yo ya veía a mi bebe super feliz  en esa mochila, y  no seguí buceando en la red. Lo peor es que estaba en mil páginas informándome sobre los pañales de tela, asta fuera a una tienda después de una hora de coche a comprar pañales, pero en ese momento estaba tan inmersa en mundo pañal que ni reparara en fulares o mochilas, total yo tenía una mochila de segunda mano “a estrenar”.

P1010599

Y llegó el nacimiento de Suevia, y el momento de querer salir a la calle, pero volvamos al carro… un Arrue que cuando lo sacaron del trastero, me parecía horroroso, la verdad es que ahora ya me gusta jajaja sólo pasaron cuatro años  desde aquel momento. Pero hay que reconocer que no era lo mas práctico, ocupaba todo el maletero, y había que desmontarlo entero. Eso sí la peque iba en la gloría. Pero para mi era un horror, cuando ella tenía un mes mas o menos, me decidí a probar la mochila, total iba a por pan y para que salir con el Arrue… pues no llegue a la calle, solo bajé  la escalera, el peso se me escapaba por todos lados y tenía que ir agarrandola … total que al final subí a por el carro. y decidí que iba a buscar un trapo como los que viera en las reuniones de lactancia.

Ese día cogí el coche y fui a una tienda que abrieran y acabe de vuelta en casa con un fular elástico muy trotado, con mucho rebote y yo encantada, me lo prestaran para probar y aparqué el carrito.  Al final compré un mam eco naranja que nos acompaño asta que con el embarazo del peque pasamos a comprar una boba. Ilusa yo que pensaba que con un semielastico para bebe y la mochila para la mayor ya estaba el ajuar listo, asta tenía unha capulana!!!

20131025_110345

Pero el porteo es curioso, nunca dejas de aprender, siempre hay algo nuevo que quieres probar, y cuando nació Artai, yo tenía un miedo a perderme cosas, era la sensación de que igual ese era mi ultimo bebe, y que lo quería disfrutar, que no quería perderme nada, y eso incluía una bandolera, jajaja era lo que me faltaba por probar, o eso pensaba. Y me prestaron una bandolera artesana, no era de fular pero me encantaba la sensación, y que me resultaba super cómoda para dar de mamar y seguir a la mayor. Así que nueva necesidad… y troqué unos pañales que no usaba por una bandolera preciosa de rallas blanca y azul, hecha de un fular Lana, y  super amorosa!!! La usamos un montón y despues de esa vinieron mas.

Pero despues de descubrir el tacto de esa maravillosa bandolera de fular tejido me di cuenta de que me estaba perdiendo todo un mundo, los fulares tejidos!!!

Y volví a tener una necesidad que colmar!!! y así llegó otro fular, sencillo, de rallas, un fular de algodón, muy usado e muy fácil de ajustar. Y un nuevo mundo por descubrir, volver a portear a  la mayor en fular fue genial, llevaba casi un año sin llevarla en fular y fue como reencontrarnos.

Después de ese primer fular vinieron muchos, unos prestados, otros comprados pero que ya no están con nosotros, y los que nos quedan por venir, ya os dije que en esto del porteo siempre hay cosas que aprender 😉